Mauricio Vidal

Asistente de cámara , Cámara , Director(a) de Fotografía, Gaffer

mauriciovidal.net


Mauricio Vidal nació en Ibagué en 1969. Su formación como Director de Fotografía se ha construido en multitud de países distintos, desde Canadá a Japón, pasando por Argentina, Brasil, Estados Unidos, y Polonia.
 
Estudió Comunicación Social en la Universidad Externado de Colombia y ha realizado diversos talleres de fotografía en Algonquin College (Ottawa, Canadá 1988), Tiffen Tech Center (Los Ángeles, EEUU, 1995), Film International Workshops (Maine, EEUU, 2001), producción documental en el Okinawa Internacional Center (Okinawa, Japón 1993) y posproducción en Metrovisión y Cinecolor (Buenos Aires, Argentina, 1998). En 2004, luego de ser operador de cámara en El colombian dream de Felipe Aljure, asistió al festival Camerimage en Lodz, Polonia, donde tomó varios talleres y seminarios con fotógrafos de la talla de Michael Chapman (Taxi driver), Rodrigo Prieto (Babel), Christopher Doyle (Paranoid park), Phedon Papamichael (The million dollar hotel) y Javier Aguierresarobe (Mar adentro) y luego, viajó a Argentina a realizar una pasantía en el Laboratorio Cinecolor bajo la supervisión del colorista Alberto Acevedo (El crimen del padre Amaro).
 
Como docente ha dictado numerosos talleres, seminarios y charlas en instituciones como LaSalle Collage de Bogotá, la Universidad Javeriana, la Autónoma de Bucaramanga, de los Andes, la Organización Comunitaria Yuri Mundi (Barrio 20 de Julio), la Cooperativa de Técnicos Cinematográficos Tecnicine, y con la Dirección de Cinematografía del Ministerio de Cultura realizó en las ciudades de Manizales, Pasto, Arauca, San Andrés, San Vicente del Caguán y Leticia los talleres de montaje y fotografía del programa “Imaginando nuestra imagen”. También fue asesor de Fotografía en la Escuela Internacional de Cine de San Antonio de los Baños (Cuba) en 2007, además de ser miembro fundador de la Asociación Colombiana de Directores de Fotografía ACDF y socio de la Digital Cinematography Society.
 
Después de terminar su carrera, trabajó varios años como editor, posteriormente se vinculó al programa de televisión El mundo al vuelo, dirigido por Héctor Mora y se desempeñó como gaffer de varios cortometrajes y del largometraje Sin Amparo (2005) de Jaime Osorio. Ganó una beca de formación del programa Ibermedia que le permitió asistir a los Film International Workshops en Maine, EEUU. A su regreso al país trabajó como fotógrafo de comerciales y video clips con la empresa Rhayuela Films, entre los que se encuentran “Rompecabezas” de Aterciopelados, “Hay un daño en el baño” de El bloque, “Varita mágica” de Propiedad Privada, “No se me acaba la sed” de Julio Nava y “Legal” de Alerta, entre otros.
 
Buscando tener un permanente “polo a tierra”, el género documental ha sido otra de las grandes líneas de su carrera, con más de veinte producciones realizadas para diversos canales como Discovery Channel, National Geographic, Canal Arte, entre otros. Ha participado en proyectos como Rock al parque 97, Crónica de un baile del muñeco de Pablo Mora, Mujeres en la guerra y Huéspedes de la guerra de Priscila Padilla, El ciudadano Escobar de Sergio Cabrera, Apaporis, en busca del río de Antonio Dorado, 47 horas sin Chávez de Jaime Escallón, Operación Jaque de Juan Rendón, el programa de televisión Las aventuras del profesor Yarumo y otros trabajos para instituciones como el Ministerio de Cultura, el Instituto de Antropología o la Fundación Social.
 
Ha sido director de fotografía de numerosos cortometrajes como El ojo de dios de Fernando López; La vuelta de hoja (2003) y Marina, la esposa del pescador (2009) de Carlos Hernández, con este último recibió Mención Especial por Fotografía en el Festival de Cine Pobre de Cuba y la Santa Lucía a Mejor Fotografía del Festival Internacional In Vitro Visual ; Ciudad crónica de Klych López; ¿De qué barrio llama? de Juan Pablo Félix; Hoguera de Andi Baiz; Desayuno con el suicida de Jaime Escallón; Pelos de Augusto Sandino; Soy una invención de Edwin Cortés; Un día con mi padre de Carlos Mogollón; Artefacto de Daniel Mejía; Gasolina de Pedro “Toto” García; Mimo de Giovanna Hernández; El dragón de Komodo de José Luís Rugeles; El circo de Carlos Santa y Tricolor fútbol club de William Vega.
 
En 2003, realizó por primera vez la fotografía para un largometraje, La historia del baúl rosado de Libia Stella Gómez, comenzando así una carrera que lo ha llevado a participar en importantes producciones como Satanás de Andi Baiz; La milagrosa del mexicano Rafael Lara; el largometraje en HDV Martinis al atardecer de Mauricio Iragorri; el mediometraje Quién paga el pato dirigido por Pablo Mora para la cinta Bogotá 2016; la producción colombo-panameña Chance (2010) de Abner Benaim y la coproducción Contracorriente (Alemania, Colombia, Francia, Perú) de Javier Fuentes-León. Además de ser operador de cámara de García de José Luís Rugeles y hacer la fotografía adicional de Paraíso Travel de Simón Brand.